jueves, 15 de octubre de 2015

Al mal tiempo, buena música

Con la entrada ya casi del invierno hemos comenzado algunas actividades nuevas, y entre ellas está una muy especial: el taller de musicoterapia.

La música nos suele gustar a todos, nos acompaña cuando estamos solos y nos alegra los días que nos sentimos tristes. Pero, ¿sabes por qué? La música tiene componentes que actúan de manera beneficiosa en nuestro cerebro y estimula partes de éste para que las glándulas segreguen serotonina, ¡la hormona del buen humor y la felicidad! 

En pixabay.com
El taller de musicoterapia tiene muchos beneficios. Algunos de ellos son: 
  • Reduce el estrés 
  • Trabaja el control de las emociones 
  • Trabaja el autoconocimiento de uno mismo
El miércoles empezamos el taller. Algún compañero ya había hecho musicoterapia antes y contaba que en las sesiones se ponían cómodos y cada día escuchaban un tipo de música. Al terminar la sesión ponían en común cómo les había hecho sentir, observando que a cada uno les despertaba un sentimiento diferente.
 
En la primera sesión trabajar el sentimiento de la amistad, escuchando la canción de La Oreja de Van Gogh, “Nadie como tú”. No todos nos vimos reflejados con la amistad, sino que surgieron sentimientos como amor, desamor, alegría, nostalgia, dulzura,…
Se trata de una bonita manera de sacar algunos sentimientos que nos quedamos dentro y muchas veces no sabemos cómo expresar.

5 comentarios:

  1. Hasta en esto estamos en sintonía compañeros, nosotros hace poco que también empezamos una actividad de música, expresión y ritmo. ¡Hay que mover el cuerpo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué barbaridad, qué sinergia! Sería estupendo intercambiar experiencias sobre el taller para enriquecerlo

      Eliminar
  2. Hasta en esto estamos en sintonía compañeros, nosotros hace poco que también empezamos una actividad de música, expresión y ritmo. ¡Hay que mover el cuerpo!

    ResponderEliminar
  3. Qué chulo, suena rebien. Nosotros justo el marte también trabajamos con las canciones, pusimos una de Fito, "El mar", que habla de la necesidad de buscar un refugio particular en los momentos de crisis y poder relajarnos con la ayuda del mar... nosotros aquí lo tenemos cerca, claro. Pero quien dice el mar, dice el monte... Y la música, como decís, ayuda a reflexionar, a relajarnos, a sentirnos mejor... ya nos iréis contando ¿eh? ¡¡a cantar y a bailar!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno saber que todos hacemos cosas parecidas para recuperarnos. Eso nos indica que vamos por buen camino, compartiendo experiencias. Nos iremos contando. ¡Un abrazo!

      Eliminar