martes, 20 de febrero de 2018

Hasta pronto!!!


Crecer, es aprender a despedirse.
A lo largo de nuestras vidas, los momentos, las ideas, las personas… vienen y van.
No es algo malo, pero siempre cuesta acostumbrarse.

Laura, nuestra trabajadora social, compañera y amiga durante muchos años, comienza con mucha ilusión, un nuevo camino, un nuevo periodo.
Nosotros le deseamos desde aquí que le vaya genial y que siga contagiando su energía y convicción a cuantos le rodean. Sabemos que seguirá comprometida con las personas en esta nueva etapa. 

Todos nosotros, a los que nos has acompañado y dado tu apoyo durante tanto tiempo, te mandamos un abrazo gigante, lleno de car¡ño y respeto por todos los momentos que hemos compartido.

Mucha suerte en todo lo que te propongas!!

6 comentarios:

  1. Siempre cuesta adaptarse a los cambios y personas, pero hay que quedarse con lo disfrutado juntos y las nuevas experiencias por recorrer.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por vuestras palabras, compañeros y amigos. Aunque es difícil despedirse, lo es mucho menos con vuestro cariño. Un trocito de mí que se queda ahí con vosotros, pero me llevo valiosos aprendizajes y momentos felices. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  3. Si que es verdad que la vida son despedidas pero yo si me quitan algunos monitores me disgustaria mucho.Porque son muy ways.

    ResponderEliminar
  4. Si que es verdad que la vida son despedidas pero yo si me quitan algunos monitores me disgustaria mucho.Porque son muy ways.

    ResponderEliminar
  5. María Antonia, nuestra trabajadora social se jubila en marzo, ya mismo, y yo además tengo que pedirle una cita antes de que se vaya para lo que queda sólo esta semana. Nos hemos conocido bien en estos años. Yo llevo nueve en la unidad y siempre me ha llevado ella, no solo ha sido maravillosa en la labor propia de su trabajo sino personalmente, me ha animado en muchas ocasiones y apoyándome en ella y en los demás profesionales he salido adelante estos últimos años. Le deseo la mejor de las jubilaciones.

    ResponderEliminar
  6. María Antonia, nuestra trabajadora social se jubila en marzo, ya mismo, y yo además tengo que pedirle una cita antes de que se vaya para lo que queda sólo esta semana. Nos hemos conocido bien en estos años. Yo llevo nueve en la unidad y siempre me ha llevado ella, no solo ha sido maravillosa en la labor propia de su trabajo sino personalmente, me ha animado en muchas ocasiones y apoyándome en ella y en los demás profesionales he salido adelante estos últimos años. Le deseo la mejor de las jubilaciones.

    ResponderEliminar